Parafina

Parafina

VIAJE PARA ELLAS

El mundo está lleno de valientes, que como nosotros, creen que “la vida no solo es respirar; es querer, es soñar, es luchar, es correr, es enfrentarse a los problemas…”. Luchadores anónimos que se encaran a la vida, venga lo que venga.

Un gran ejemplo de estos gladiadores de la vida son las personas que están en constante lucha contra el cáncer. Por eso realizaremos una campaña donde Sandra, una mujer que ha superado un duro cáncer de mama, realizará un viaje muy especial en bicicleta, recogiendo apoyos para hacérselos llegar a otras mujeres que están luchando.

El compromiso de Parafina_

En Parafina hemos conocido la inspiradora historia de Sandra, mujer fuerte, amante del surf y una superviviente de cáncer de mama que combatía los efectos de la quimio escapándose a la playa. Una mujer con la que nos sentimos identificados con su espíritu luchador y aventurero, y que nos ha hecho comprender la importancia del un buen estado de ánimo para la curación. Por eso queremos acompañarla en el Viaje para ellas. Un viaje único, emblema de superación y de lucha contra el cáncer de mama.

Parafina quiere poner su granito de arena en esta aventura dando soporte a nuestra protagonista y donando los beneficios que se consigan con la ventas de las gafas creadas para la lucha contra el cáncer de mama. Una colaboración para ayudar a la AECC en su labor de investigación y apoyo a las personas con cáncer.

  • La campaña_

Sandra recorrerá parte de la geografía española portando las gafas solidarias de Parafina en en su bicicleta a lo largo de un especial Viaje para ellas y recogiendo apoyos de gente anónima para llevárselo a esas mujeres que aún están en su lucha contra el cáncer. Además queremos hacerlas sentir mejor llevándoles un cachito de lo que a Sandra le ayudó a coger fuerzas en los malos momentos. La playa.

  1. Microsite y difusión_

 

Los vídeo, cartas y fotos recogidos durante todo el Viaje para ellas serán subidos al microsite creado para la campaña, desde el cual, además, las personas que no se encuentren en el recorrido de Sandra, podrán subir también sus ánimo, y dónde las enfermas de cáncer de mamá podrán visitarlo siempre que quieran para recargar fuerzas.

Desde este microsite e Instagram se podrá consultar la ruta de Sandra y dónde se encuentra en cada momento.  Contaremos las anécdotas de este viaje, sobre todo, demostraremos que, con actitud y el apoyo de todos sí, podemos ganar la lucha contra el cáncer.

También habilitaremos una tienda online en la que se puede colaborar en la lucha contra el cáncer de mama comprando nuestras gafas solidarias por 5€.

  1. La meta_

mockup-viaje-para-ellas

Este viaje tendrá como meta el Hospital La Paz de Madrid, donde Parafina convertirá su azotea en una playa donde, las mujeres por las que empezó todo esto, recibirán la sorpresa de tener su sesión de quimioterapia de una forma diferente; al aire libre, en un entorno alejado de las paredes blancas del hospital y rodeadas de sus seres queridos. Será en este momento en el que nuestra embajadora entregará todos los apoyos recogidos a lo largo del Viaje para ellas y les dará nuestras gafas solidarias, con las que conseguiremos poco a poco que esta lucha se ponga de su parte.

La Historia_

Sandra 35 años, cántabra, surfera aficionada y amante de la naturaleza:

“Una mañana de octubre del 2013 salí a surfear como de costumbre. Una ola más brava de lo normal me tiró y me golpeé el tórax contra mi tabla. No fue nada del otro mundo, tenía un par de rasguños. Sin darle más importancia me levanté y seguí surfeando. Por la tarde empecé a sentir fuertes dolores en el pecho, así que decidí ir al médico pensando que sería una simple contusión por el golpe y que solo me darían unos analgésicos para aliviar el dolor.

Sin embargo el diagnóstico fue muy diferente. Esa misma tarde me dijeron que tenía cáncer de mama en tercera etapa y que se había extendido a algunos nódulos linfáticos. Se tenía que actuar rápido. Al día siguiente me sometí a una cirugía para extirpar el tumor y me realizaron una mastectomía en el pecho izquierdo, eliminando aproximadamente el 90% del tejido canceroso. Posteriormente recibí 3 rondas de quimioterapia y tras una segunda cirugía para remover tejidos residuales, el 20 de febrero de 2014 pude gritar bien alto que estaba libre de cáncer.

Durante todo el proceso, fue muy importante tener cerca a mi familia y amigos apoyándome en cada momento, ayudándome a coger con fuerza las mareas que se presentaron en la recuperación. Sus palabras de ánimo y sus gestos de cariño fueron un factor muy importante para acelerar la recuperación.

Lo que más odiaba de la rutina de quimioterapia era la sala donde recibía el tratamiento. A pesar de que las enfermeras fueron siempre una fuente de motivación y gran compañía, siempre que mis fuerzas me lo permitían, me escapaba a la playa.  Sentir la brisa del mar y la olas bañando mis pies me ayudaron a olvidar los efectos de la quimio.

Ahora que estoy libre de cáncer, he decidido cambiar la realidad de las mujeres, que como yo, están luchando contra el cáncer mama. Lo que hizo que nunca me rindiera fue tener el ánimo siempre arriba pensando en toda la gente que estaba conmigo y sentir que la libertad estaba cerca. Cuanta más gente me transmitía sus palabras de ánimo, más fuerte me hacía.

Por eso, voy a coger mi bici por montera, ya que surfeando no puedo, y voy a dar la vuelta a España a pedales en un Viaje para ellas. Con la ayuda de Parafina, recogeré el apoyo de todos los rincones para hacérselo llegar a las mujeres en tratamiento, en una sesión diferente en la azotea del Hospital de La Paz de Madrid.

Cambiaremos la monotonía de las paredes blancas por la arena de la playa, el sonido de las olas del mar y, lo más importante, dejaremos que las acompañen sus seres queridos. Conseguiremos que un día cualquier de tratamiento sea el segundo mejor día, porque el primero es el día que te dicen que estás curada.”

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *